viernes, 1 de enero de 2016

La Novela de Nuestra Generación

Si existiera en algún lado un premio que galardonara a una novela por ser la traducción en papel de la voz de una generación, con los ojos cerrados diría que Liubliana es la novela y Eduardo Sanchez Rugeles su autor.

Liublana, cuya primera edición es del 2012, trata la historia de un chamo venezolano de clase media (Gabriel), que logra irse del país (ya ven lo contemporánea), que se casa con su novia de la Universidad y al que todo parece irle más o menos bien (tipo normal) hasta que se topa con algo del pasado. Sí, ese algo es una mujer pero más que ella es lo que con ella logra descubrir de ese pasado lo que lo saca de esa normalidad que rayaba en letargo.

Liubliana nos habla de lugares comunes, tanto físicos como sentimentales. El deseo, la nostalgia, el desarraigo, la tristeza, los panas del pasado, los muertos del presente, los familiares trastornados… Liubliana tiene la magia de parecer una historia verídica que nos cuenta un pana, un primo o que le contamos nosotros, pudimos haberla escrito nosotros y por eso es que es tan absorbente, tan pegajosa para los ojos que se resisten en parpadear para apurar el final de cada párrafo.

La novela es tremendamente musical (a ver… como nosotros), las alusiones a estrofas, coros y ritmos es continua y, para rematar, los que lograron hacerse con las primeras ediciones pueden acompañar la lectura con una banda sonora construida especialmente para la novela.

Podría decir que Liubliana es para nosotros (los nacidos de los 80’s para acá en Venezuela) como lo fue Piedra de Mar para sus contemporáneos, pero creo que rebajo a Liubliana (me perdonan los que le rinden culto a Francisco Massiani), Liubliana es otra cosa, es algo más.

Tendremos que esperar que pasen los años para ver si los lectores del futuro sienten la novela tan suya como la siento yo y todos los que conozco que la han leído.  

Eduardo Sánchez Rugeles, es venezolano radicado en España y las veces que lo he visto firmando libros aquí en Caracas me llama poderosamente la atención cómo el fenómeno de rock star que se orquesta a su alrededor contrasta con su silencio (que yo llamaría timidez). Tengo todos sus libros pero lo dosifico, la nostalgia hay que administrarla de a poco.


Además de este librazo también ha escrito “Blue Label”, “Julián”, “Jezabel”, entre otros. El autor tiene una página web (http://sanchezrugeles.com/) y es activo en twitter (@SanchezRugeles). Su palabra preferida es “Melancolía” (o al menos eso me dijo cuando me firmó Julián), saquen Uds. sus propias conclusiones.

0 comentarios:

Publicar un comentario